Mario Dalorzo: “En España valoran mucho que vengas a aportar”

1158

Mario Dalorzo realizó el MIR en nuestro país, especializándose en Medicina Crítica y Cuidados Intensivos en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Mario Dalorzo. Especialista en cuidados críticos.Mario Dalorzo nació en Nicoya, Guanacaste (Costa Rica). Estudió Medicina en Cuba. Ejerció un par de años en su país de origen en la especialidad de Medicina Hiperbálica. Hizo el MIR en España, especializándose en Medicina Crítica y Cuidados Intensivos en el Hospital Gregorio Marañón.

Posteriormente continuó su especialización realizando un Máster en Dirección en Gestión de Recursos Sanitarios en la Universidad Complutense de Madrid. Con anterioridad también se formó en Medicina de Familia.

Decide hacer el MIR en España porque considera que un examen al que se presentan 11.000 personas, es una prueba justa para probar los conocimientos de los aspirantes. España tiene, según este especialista en cuidados críticos, un buen sistema para formar a los médicos, “un sistema público muy potente”.

Originalmente pensó en ir a Italia (su abuelo es italiano) pero al ofrecerle trabajo en España decide quedarse en nuestro país. Mario Dalorzo empieza a trabajar en el Hospital Infanta Leonor; en el Grupo HM; en el Rey Juan Carlos de Móstoles; y desde 2018 trabaja en el Hospital Virgen de la Salud de Toledo.

Un cura español, de Zamora, que emigró en 1920 a Costa Rica, le ayudó a establecerse al llegar a Madrid. Una figura clave en su vida.

Mario Dalorzo considera que los latinoamericanos tienen un carácter muy abierto. Con los españoles al principio -nos cuenta- la relación suele ser “fría y distante”. Pero considera que esa percepción cambio con el tiempo porque aquí “valoran mucho que vengas a aportar”.

 “Nunca me he sentido discriminado en España”

“Una vez tienes papeles y puedes trabajar, no hay problemas para integrarse y comenzar aquí una carrera profesional”, nos explica.

Aunque Mario Dalorzo distingue, una cosa es ser un profesional, y otra muy distinta formar parte de la emigración económica. Nos reconoce que conoce muchos amigos que sí tuvieron problemas en época del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, cuando llegaron muchos emigrantes a España. Aquellos que venían a ocupar puestos de trabajo en sectores como el de la construcción.

En aquella época, se acuñaron conceptos discriminatorios -nos relata- cómo “el panchito que no sabe hacer nada”. “Yo en cambio, no he sentido rechazo, sino curiosidad por mi formación”, nos anota.

Reticencias que cree que se solucionarían si hubiese más información sobre ambos países, sobre sus costumbres. “No vamos por ahí en taparrabos como algunos podrían creer”, nos confiesa.

Los valores de España para Mario Dalorzo

De España valora sobre todo la sanidad pública. Un país sin ella, es deficiente en status sociales. En EE.UU. hay muchas diferencias por la situación económica, pero que el 98 por ciento de la población en España tenga acceso a la sanidad es esencial.

La seguridad es el segundo valor para Mario Dalorzo. “Puedes salir a la calle, a la hora que quieras, a la que te dé la gana, sin problemas. En Latinoamérica eso no es posible. A ciertas horas no se puede, ni debe”.

La educación pública y la riqueza cultural son también muy importantes para este médico. En España cada persona que venga de una CC.AA. muestra con orgullo sus orígenes, sus costumbres. “En España se conservan las fiestas, las culturas. Se fomentan las tradiciones. Un sentimiento de pertenencia que en Costa Rica apenas se ve en regiones como Buenacasteco”, nos detalla.

“No hay que sentir vergüenza por mostrar los trajes folklóricos típicos”, nos explica Mario Dalorzo. Son tradiciones que pasan de padres a hijos y que forman parte del respeto. Lamenta que en Costa Rica “nos estemos americanizando en muchos usos y costumbres”.

Cree que los puentes de unión entre ambos países tienen que venir del conocimiento mutuo. Nos une el idioma y un acervo común que debe ser conocido para ser valorado.