El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) ha alertado a la Comisión Europea de varios aspectos “discriminatorios” presentes en el Reglamento (CE) nº 1107/2006 sobre los derechos de las personas con discapacidad en el transporte aéreo y ha instado a su modificación.

Así lo ha hecho constar a través de una pregunta, con solicitud de respuesta escrita, realizada por las europarlamentarias socialistas Inma Rodríguez-Piñero e Isabel García Muñoz en la que, en concreto, advierte al menos sobre tres cuestiones que se necesitan modificar de forma urgente porque restringen los derechos a la movilidad de estos pasajeros.

De este modo, ha exigido que no se pueda denegar el embarque a pasajeros con discapacidad, por razones de seguridad, a criterio de las aerolíneas; que no se exija a los pasajeros con discapacidad ir acompañados de otra persona, puesto que esta circunstancia lesiona su libertad de desplazamiento por motivos asociados a la discapacidad, y que la indemnización por daños o extravío de los productos de apoyo, como sillas de rueda o andadores, sea por el valor real de estos elementos y que estos no sean considerados como mero equipaje.

La Comisión inició el proceso de evaluación del Reglamento en 2019 y se espera que abra un periodo de consulta pública en 2020 de cara a una revisión del mismo, por lo que, a la vista de las demandas del Cermi, las europarlamentarias socialistas preguntaron cómo piensa garantizar el derecho fundamental a la libertad de desplazamiento de las personas con discapacidad en el nuevo reglamento.

Una pregunta ante la que la Comisión recordó que está evaluando actualmente el reglamento y que espera que esta evaluación concluya en el primer semestre de 2021 al tiempo que advirtió de que examinará detenidamente las cuestiones planteadas por Cermi.

En su respuesta, la Comisión aseguró que las organizaciones de personas con discapacidad a menudo mencionan estas cuestiones como las principales barreras que les impiden utilizar el transporte aéreo de forma comparable a como lo hacen el resto de los ciudadanos y avanzó que, en función de los resultados de la evaluación, estudiará las medidas que deben adoptarse a continuación.

Junto a ello, defendió que su propuesta de revisar el Reglamento (CE) nº 261/2004 permitiría a los pasajeros con discapacidad o con movilidad reducida declarar el valor de sus equipos de movilidad a la compañía aérea antes del viaje y recibir una compensación equivalente al coste de reparación o sustitución del equipo de movilidad en caso de que este resulte dañado o se pierda durante el mismo.

(SERVIMEDIA)