Se acerca Semana Santa y seguro que muchas de vosotras estáis planeando alguna escapada. Descubre algunos de los pueblos con más encanto de España para visitar este 2019

Semana Santa está a la vuelta de la esquina, es una fecha que muchas personas aprovechan para realizar alguna escapada. Si tú eres una de las que estabas pensando en organizar algún viaje de relax, te traemos algunas opciones sin salir de España.

La Asociación de Los pueblos más bonitos de España incluyó en su lista a 11 nuevas localidades para este 2019. Rincones idóneos para realizar una escapada y disfrutar de los paisajes y arquitectura que nos dejan estos municipios españoles.

Es el municipio habitado más alto del valle del Alto Arán. Forma parte del Inventario del Patrimonio Arquitectónico de Cataluña. Entre sus monumentos destaca el interesante museo Eth Corrau. También forma parte de su patrimonio cultural la iglesia parroquial de Sant Feliu del siglo XIII, aunque modificada en el XVI. Así como la ermita de Santa Margarida de Bagergue.

Ubicado en la sierra de Cádiz destaca por su singularidad y belleza. Las casas, unas bajo la roca y otras sobre ésta o en su interior, imprimen diferentes niveles de altura a las calles, configurándose rincones tan especiales como las calles de la Cuevas de la Sombra y de las Cuevas del Sol. Su localización actual es de origen medieval y en el espacio que hoy se denomina la Villa se asentaba el antiguo poblado almohade. Su castillo fue una fortaleza de origen medieval (ss. XIV y XV), que conserva la Torre del Homenaje y un aljibe. También forma parte de su patrimonio la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación; la antigua Casa Consistorial y las ermitas de Nuestra Señora del Carmen y San Sebastián.

Atravesado por el río Urbión, entre una extensa y variada foresta, se encuentra Viniegra de Abajo. Trashumancia y viveza conviven en esta villa riojana de tradición ganadera, que tiene en la naturaleza y en la agricultura sus principales señas de identidad. Pero no son las únicas, basta con ver el monumento al Sagrado Corazón de Jesús, en lo alto del monte Turza, la espectacular iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que data del siglo XVI, o la histórica ermita de la Soledad, para comprobarlo. 

Es el municipio de mayor altitud de las Siete Villas y el segundo de La Rioja. Tiene un enclave natural privilegiado que se sitúa en el ángulo suroeste de La Rioja, limítrofe con Soria y que forma parte del espacio protegido “Sierras de la Demanda, Urbión, Cebollera y Cameros”.​ En su casco histórico existen distintas construcciones que datan del siglo XVII y que responden a los cánones constructivos típicos de los pueblos serranos. Como son el Ayuntamiento construido en sillarejo y que cuenta con una original torre con reloj. Otros puntos característicos son su fuente de los tres caños, su zona de corrales en lo alto del pueblo, la iglesia parroquial de la Asunción y la Ermita de la Magdalena. La zona cuenta con una destacada riqueza forestal.

Enclavado en la Sierra de Gata, haciendo frontera con Salamanca y Portugal ha estado aislada durante muchos años, situación que le ha proporcionado un estilo propio en su arquitectura y que conserve un dialecto propio, A Fala, declarado Bien de Interés Cultural. La lengua, una mezcla de vocablos galaico-portugueses ha seguido vigente hasta nuestros días gracias al aislamiento que este rincón serragatino ha tenido a lo largo de su historia. 

El municipio cántabro es ideal para la desconexión y los amantes de la naturaleza. Declarado Conjunto Histórico-Artístico, mantiene intactos vestigios de su pasado, y aún se pueden contemplar en sus calles oficios como la ganadería y la artesanía. Espacios donde se respira calma y donde solo acompaña el sonido de nuestros pasos sobre el suelo empedrado y el de los propios habitantes del pueblo, deseando conocer a los visitantes a este bello municipio. Destaca el Palacio de los Díaz Cossio y Mier, del siglo XVIII y actualmente Parador de Turismo. 

Es el único puerto asturiano con carácter imperial y es que este coqueto y pequeño puerto ubicado en las inmediaciones de la ría de Villaviciosa fue lo primero que conoció el emperador Carlos V en su primer viaje a la Península. Sus barrios de antiguos casitas de pescadores, coloristas y con aromas de mar, sus rincones tan singulares como el de la casa de las conchas, sus animados restaurantes y terrazas que ofrecen exquisitos manjares del Cantábrico, su animado ambiente, hacen de esta villa marinera un lugar único al que siempre deseas volver. 

Ubicada en el centro de la comarca de Liébana, donde se unen los ríos Deva y Quiviesa, se encuentra rodeada de un espectacular paisaje y situada en la confluencia de los cuatro valles de la Comarca, la villa nos descubre a cada paso su rica historia. Potes es conocida como la villa de los puentes y de las torres. Destacan la del Infantado y la de Orejón de la Lama, ambas del siglo XV. Sus callejuelas y caserones blasonados ayudan al visitante a volver a tiempos de pasados de la historia.

Este pequeño pueblo del Valle del Corneja es una de las joyas de la provincia de Ávila. La villa de Bonilla de la Sierra destaca por su historia, patrimonio y naturaleza a partes iguales, fue durante siglos el lugar descanso de reyes y obispos. De ahí su carácter de villa episcopal y el rico patrimonio que conserva en pleno siglo XXI. La localidad estuvo en su día cerrada por una muralla de algo más de un kilómetro de diámetro, de la que quedan restos, como la Puerta de Piedrahíta. Otros lugares a visitar son la plaza porticada del pueblo, con la iglesia-colegiata de San Martín de Tours, una auténtica joya en este bello municipio.

El municipio presenta un conjunto urbano de gran atractivo, por su conservada estructura de origen árabe, laberíntica y estrecha, por la blancura de sus casas, por su iglesia mudéjar, por su artesanía, por la amabilidad de sus gentes. El municipio se encuentra en pleno Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, primer espacio protegido andaluz terrestre-marítimo que comprende espacios y paisajes únicos. También cuenta con lugares de gran valor antropológico, como las Minas de Rodalquilar, el Pozo de los Frailes, el Cortijo del Fraile, etc.

Situado en la comarca de la Ribagorza, en Huesca, y que con menos de 60 habitantes, presume con orgullo de ser el pueblo más pequeño de España con sede catedralicia. En este caso la catedral de San Vicente. A parte de la catedral, Roda de Isábena es un pueblo medieval con calles empedradas, sin tráfico, y con unas vistas desde el mirador de la hospedería o desde la puerta de Santa Ana que no dejan lugar a dudas de que este pueblo se construyó para vigilar el acceso al valle de Isábena. La paz que envuelve Roda de Isábena invitan a que nos acordaremos del pueblo por mucho tanto tiempo, tanto por su belleza como por los momentos vividos.