El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) saludó este martes la intensificación de las ayudas públicas para la renovación de vehículos por parte de personas con movilidad reducida, en el marco del nuevo plan del Gobierno de impulso a la cadena de valor de la automoción.

“Con este plan, se continúa la línea abierta en anteriores programas oficiales de renovación de vehículos como el Renove y el Pive, en los que el Cermi consiguió que se tuvieran en cuenta a las personas con movilidad reducida, incrementando el nivel de ayudas en estos casos”, explica la entidad.

El nuevo plan, presentado ayer por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tiene una “perspectiva social”, puesto que, como destaca el Cermi, ofrece una ayuda adicional para personas con movilidad reducida o con una renta familiar inferior a los 1.500 euros al mes.

En este caso, estas cuantías se incrementarán en 500 euros si el destinatario es una persona física con una renta inferior al del percentil 40 de renta o con movilidad reducida, o el vehículo destinado al achatarramiento tiene más de 20 años.

También se establece un límite superior de precio para los turismos de 35.000 euros (que se eleva a 45.000 euros en caso de personas con movilidad reducida o vehículos con etiqueta Cero), lo cual permite poner el foco en un tamaño de vehículo mediano y pequeño, orientado por tanto a menores emisiones de CO2.

“Para las personas con movilidad reducida, el vehículo privado es un medio esencial para su movilidad y su autonomía, para el que deben incurrir en gastos suplementarios al de cualquier otro conductor derivados de las adaptaciones y transformaciones que deben realizar. Con las ayudas públicas, este sobrecoste se ve compensado en parte, facilitando el acceso al automóvil como medio de trasporte”, concluye el Cermi.

(SERVIMEDIA)