El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, registró este martes en el Congreso de los Diputados una proposición de ley «prudente y garantista» para regular la maternidad subrogada, una realidad que «ya existe» y ante la que no se puede «mirar para otro lado».

La presentó en rueda de prensa junto a la responsable de Igualdad de la formación, Patricia Reyes, y reiteró que ante esa realidad ya existente se pueden hacer tres cosas: «prohibirla» pensando que así se evitará que españoles sean padres por gestación subrogada en otros países; «no hacer nada» y alentar con ello la proliferación de mafias y explotación, o «lo correcto», que es regularla con derechos y con limitaciones.

Rivera aseguró que es consciente de que el asunto genera debate en la sociedad y en las formaciones políticas, y comparó esa situación con lo que ocurrió en su día con el divorcio, el aborto, el matrimonio homosexual o la inseminación artificial. «La vida ha demostrado que la sociedad a veces va un paso por delante de las instituciones», subrayó.

Comparó también a las mujeres que desean «donar vida» mediante una gestación subrogada con los donantes de órganos, y pidió a los partidos que sean «valientes» y permitan que la proposición de ley sea tramitada en el Parlamento, y que lo hagan concediendo a sus diputados el voto en conciencia.

ALTRUISMO

Para redactar su proposición Ciudadanos se ha fijado en las legislaciones aprobadas en otros países, como Canadá, Estados Unidos o Portugal, reforzando el altruismo que caracteriza a la legislación canadiense al impedir toda retribución económica a la madre gestante más allá de las «compensaciones».

Ciudadanos incluye en su propuesta una serie de limitaciones para dar garantías al proceso, según explicó Rivera. Una de ellas es que para contratar la gestación subrogada sea necesario demostrar que se han agotado todos los demás métodos de asistencia técnica y que no hay «otra vía» para quien desea tener un hijo.

Además, habrá compensaciones a la gestante, incluido por el posible lucro cesante durante el embarazo y después del parto pero descartando cualquier tipo de «renta», lo que garantiza, enfatizó Rivera, que la decisión es «altruista».

CONDICIONES

Para ser gestante la mujer tendrá que tener más de 25 años, la misma edad a partir de la cual se permite la adopción en España, y la regulación será solo para españoles y residentes en España, lo cual cerraría las puertas al ‘turismo’ en ese ámbito.

La mujer gestante deberá acreditar que su situación socioeconómica y familiar es «estable», aunque los baremos para concretarlo tendrán que desarrollarse en el reglamento posterior a la aprobación de la ley.

La mujer no podría tener antecedentes penales ni por abuso de drogas o alcohol, tendría que haber gestado antes al menos a un hijo sano y tendrá un límite de dos gestaciones subrogadas.

Aunque la relación entre las partes sería privada, el contrato entre ellas sería público y con supervisión también pública, y quedaría inscrita en un registro de gestaciones subrogadas, similar al que existe de donaciones, para un seguimiento y control.

La mujer gestante tendría tutela judicial efectiva durante todo el proceso pero cedería el derecho de filiación a quienes serían a todos los efectos padres del niño.

lbert Rivera, registró este martes en el Congreso de los Diputados una proposición de ley ‘prudente y garantista’ para regular la maternidad subrogada, una realidad que ‘ya existe’ y ante la que no se puede ‘mirar para otro lado’.