Arte como terapia

1149

La cuarentena nos ha dejado a todos con los sentimientos a flor de piel, y el estrés y la ansiedad se han abierto paso en muchos de nosotros. Cada uno lidia con esos sentimientos lo mejor que puede, y aquí ofrecemos una de tantas formas de relajarse. Algunos incluso meditan empleando este método. Y probarlo no requiere nada más que un lápiz o un bolígrafo y música de fondo. 

Aella Pazos

La técnica más conocida de meditación o relajación dibujando es el zentangle, una marca estadounidense creada por María Thomas y Rick Roberts en 2004. El zentangle consiste en dibujar patrones repetitivos, como si de mandalas se tratase. No en vano la técnica recibe el nombre de zen o meditación y tangle, enredo. 

Sin embargo, no es necesario ceñirse a la técnica del zentangle para disfrutar de la relajación que aporta dibujar. El principio de dibujar patrones unido a que el error no existe permite que el dibujo sea tan creativo como se desee. Aquí no se busca la perfección, se buscan motivos relajantes, figuras repetitivas, tan complejas o tan simples como el dibujante elija. No hace falta saber dibujar, es imposible equivocarse. Todo consiste en empezar por una línea, un círculo, una espiral, e ir continuando añadiendo más líneas, más patrones, más motivos. 

Puede ser una simple flor de loto o convertirse en todo un mundo de líneas, formas y figuras. Y pintarlo también resulta muy gratificante. En definitiva, lo más importante es poner música agradable de fondo, relajarse y dejarse llevar. Pruébalo, sola o con niños, que seguro que les encanta trastear las hojas. 

A continuación dejo algunos ejemplos de Teresa Storch de Gracia, quien además de hacer unos dibujos preciosos, a veces realiza vídeos en directo mostrando cómo los hace.

Créditos: Teresa Storch de Gracia, instagram.com/