La jueza llama a declarar como investigada a la asesora legal, Paqui Granados

El Juzgado de Instrucción número 2 de Granada ha ordenado la entrega de los hijos de Juana Rivas al padre -condenado por maltrato-, que están en paradero desconocido desde julio después de que la madre se escondiera con ellos. Asimismo, la jueza cita como investigados a la asesora legal de la madre, Francisca Granados, y a la psicóloga que la atiende.

El caso de la madre de Maracena (Granada) se ha ido agravando en los últimos días hasta el punto que la Justicia ha ordenado definitivamente la entrega de los hijos a Francesco Arcuri o, de lo contrario, la jueza “adoptará las medidas cautelares que, vista la gravedad de los hechos investigados, se requieran” contra Juana Rivas, recoge el fallo judicial dictado esta noche.

De esta manera, la Guardia Civil deberá personarse en el domicilio de la madre y procurar que se cumpla la entrega de los menores al padre, condenado por maltrato en el ámbito familiar, en un centro de encuentro familiar.

Rivas ya fue obligada por la juez a entregar a sus hijos el pasado 26 de julio, pero no se presentó. Desde entonces, los hijos permanecen en paradero desconocido y la última vez que se supo de la madre fue el pasado martes, cuando compareció en los juzgados sin sus niños, quedando en libertad provisional.

Ese mismo día, la juez del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Granada acordó la retirada del pasaporte de los hijos menores de Juana Rivas, así como la prohibición de que salgan del territorio Schengen sin autorización judicial o del padre.

INDUCTORAS DE SUSTRACCIÓN DE MENORES

Asimismo, la jueza de Granada ha citado a la asesora legal de Juana Rivas, Paqui Granados, y a la psicóloga Teresa Sanz como investigadas. Se sospecha que podrían haber incurrido en un delito por inducir a la madre a una “sustracción de menores” y evitar la entrega de los hijos al padre.

Ambas deberán comparecer el 30 de agosto como posibles “partícipes necesarios” en la sustracción de los hijos de Juana. Granados, ahora imputada, declaró el martes que la expareja de Rivas está llevando a cabo una “instrumentalización” de la Justicia, al tiempo que defendió el hecho de que Juana no haya entregado a los menores.

La abogada de oficio de Juana Rivas ya reconoció en la comparecencia de su representada que la madre de Maracena “está en una situación legalmente complicada”, ya que “está asumiendo muchos riesgos legales”, que podrían agravarse si no entrega a sus hijos el lunes.

El Juzgado de Instrucción número 2 de Granada ha ordenado la entrega de los hijos de Juana Rivas al padre -condenado por maltrato-, que están en paradero desconocido desde julio después de que la madre se escondiera con ellos. Asimismo, la jueza cita como investigados a la asesora legal de la madre, Francisca Granados, y a la psicóloga que la atiende.

El caso de la madre de Maracena (Granada) se ha ido agravando en los últimos días hasta el punto que la Justicia ha ordenado definitivamente la entrega de los hijos a Francesco Arcuri o, de lo contrario, la jueza “adoptará las medidas cautelares que, vista la gravedad de los hechos investigados, se requieran” contra Juana Rivas, recoge el fallo judicial dictado esta noche.

De esta manera, la Guardia Civil deberá personarse en el domicilio de la madre y procurar que se cumpla la entrega de los menores al padre, condenado por maltrato en el ámbito familiar, en un centro de encuentro familiar.

Rivas ya fue obligada por la juez a entregar a sus hijos el pasado 26 de julio, pero no se presentó. Desde entonces, los hijos permanecen en paradero desconocido y la última vez que se supo de la madre fue el pasado martes, cuando compareció en los juzgados sin sus niños, quedando en libertad provisional.

Ese mismo día, la juez del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Granada acordó la retirada del pasaporte de los hijos menores de Juana Rivas, así como la prohibición de que salgan del territorio Schengen sin autorización judicial o del padre.

INDUCTORAS DE SUSTRACCIÓN DE MENORES

Asimismo, la jueza de Granada ha citado a la asesora legal de Juana Rivas, Paqui Granados, y a la psicóloga Teresa Sanz como investigadas. Se sospecha que podrían haber incurrido en un delito por inducir a la madre a una “sustracción de menores” y evitar la entrega de los hijos al padre.

Ambas deberán comparecer el 30 de agosto como posibles “partícipes necesarios” en la sustracción de los hijos de Juana. Granados, ahora imputada, declaró el martes que la expareja de Rivas está llevando a cabo una “instrumentalización” de la Justicia, al tiempo que defendió el hecho de que Juana no haya entregado a los menores.

La abogada de oficio de Juana Rivas ya reconoció en la comparecencia de su representada que la madre de Maracena “está en una situación legalmente complicada”, ya que “está asumiendo muchos riesgos legales”, que podrían agravarse si no entrega a sus hijos el lunes.