La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló este miércoles a las empresas de sustitutivos de la leche materna por generar confusión respecto a la seguridad de la lactancia, ya que es una práctica “segura” y no implica riesgos para el lactante o la madre pese al coronavirus.

Las agencias de Naciones Unidas Unicef y OMS, junto a la Red Internacional de Acción de Alimentos para Bebés (Ibfan), han publicado un informe en el que acusan a estas empresas de haber iniciado una campaña de “marketing perjudicial” que genera “confusión” sobre los riesgos de amamantar a los bebés.

Según las autoridades sanitarias, la lactancia materna es completamente segura pese al coronavirus y no existe ningún indicio de contagio. En concreto, las organizaciones de la ONU afean a los distintos gobiernos que no estén trabajando por frenar esta campaña de desinformación, y que pretende promocionar productos sustitutivos de la lactancia.

“La OMS y Unicef animamos a las mujeres a continuar amamantando durante la crisis del Covid-19, incluso si existe un caso confirmado o sospechoso de coronavirus. Mientras los investigadores buscan evidencias, actualmente no hay razón que indique que se puede transmitir el virus”, sentenciaron las dos entidades internacionales.

En este sentido, pusieron de relieve los beneficios de la lactancia materna. “No es más seguro dar a los niños leche prefabricada”, zanjaron.

Según el informe, sólo 79 países han prohibido las promociones de alternativas a la lecha materna, que consideran perjudiciales. “El marketing agresivo de estos productos, especialmente sobre profesionales de la salud en los que los padres confían, es una barrera para la salud de los niños”, aseguró la OMS.

Las agencias de Naciones Unidas señalaron que es preciso crear fórmulas para frenar este tipo de “falsos mensajes” promovidos por grupos de interés durante la pandemia con “técnicas de marketing”, ya que la lecha materna genera anticuerpos en los lactantes y les hace más fuertes.

(SERVIMEDIA)