Ojos del Mundo alerta de que la ceguera afecta a las mujeres más que a los hombres en países en vías de desarrollo

666

La ONG Ojos del Mundo alertó este lunes de que la proporción de mujeres ciegas o con discapacidad visual moderada o grave es más alta que la de los hombres en países en vías de desarrollo, porque “suelen tener menos posibilidades de desplazarse que los varones” y porque “se considera menos necesario que ellas sean intervenidas quirúrgicamente”.

Así lo ha constatado esta organización en un estudio realizado con 3.000 personas de 50 años o más en una región del sur de Mozambique, en el que se reflejó que los habitantes con ceguera multiplican por 10 la proporción de españoles que superan los 50 años y son ciegos y la causa, en un 58% de los casos, fueron unas cataratas que se podrían haber operado.

La falta de visión, que se podría prevenir o curar en un 75% de los casos, afecta a 36 millones de personas en el mundo, al menos un 55% de las cuales son mujeres. En este sentido, la ONG alertó de que “la proporción de mujeres es más elevada tanto en los casos de ceguera como en los de discapacidad visual moderada o grave”, lo cual se debe a que “las mujeres suelen tener menos posibilidades de desplazarse que los hombres” y porque “se considera menos necesario que ellas sean intervenidas quirúrgicamente”.

“Hemos constatado que los hombres se operan más que las mujeres y estamos trabajando para paliar esta situación”, afirmó el jefe de Programas de Ojos del Mundo y responsable del estudio, Paco Sanz, quien subrayó que, en países como Mozambique, “envejecer con ceguera es considerado una cosa normal”, porque “mucha gente no sabe que se puede evitar, o desconoce dónde y cómo tratarse”.

Por ello, uno de los objetivos de Ojos del Mundo es hacer posibles estas operaciones y garantizar la equidad de género. La organización ha realizado este año unas 1.500 intervenciones de cataratas a mujeres y niñas en Mozambique, en Mali y en campos de refugiados de Argelia y Bolivia.

Esta organización ha puesto el foco no sólo en conseguir que las mujeres y niñas no pierdan la visión, sino en formar a integrantes femeninas de asociaciones locales para que, mediante técnicas de sensibilización o representaciones teatrales, puedan aportar esta conciencia a sus comunidades.